Atocha DISTRITO ARGANZUELA RESTAURANTES

Las chicas, los chicos y los maniquís: la Movida madrileña a la carta

las-chicas-los-chicos-y-los-maniquis-principal

Si pensáis en la palabra original y buscáis relacionarla con un restaurante el nombre de Las chicas, los chicos y los maniquís puede que sea el primero en la lista. Nosotros que vivimos de restaurante en restaurante hemos flipado desde que caminábamos por la calle Atocha y lo vimos desde fuera. Esos colorines sin combinación alguna pero que invitan a la diversión ochentera de la Movida madrileña ya se habían ganado el primer visto bueno a esta visita que prometía, y mucho.las-chicas-los-chicos-y-los-maniquis

Las chicas, los chicos y los maniquís abrió en los bajos del Hotel Axel a finales del verano pasado y es uno de los “hijos” del Grupo Iglesias, quienes tienen otros conceptos de hostelería en Barcelona. Su decoración estuvo a cargo del grupo de diseño Estudio Creativo y acaban de ser nominados a los premios Design Awards de la revista Design et al en la categoría Mejor Restaurante de Hotel. Y no es para menos, pues al entrar a la sala principal, nos recibe en primer plano una gran barra de baldosas rojo charol y acero inoxidable muy castizo, con sillas rojas a juego.

Las mesas bajas de un color amarillo chillón, paredes azules y carteles que recuerdan a tiendas de la época: Corsetería Antonio, Confitería Eusebio, Bodegas Rossi, también son parte de esta parte del restaurante. Al fondo al hay otras dos salas como especie de reservado con sofás, sillas y paredes con decoraciones pop-retro y enfrente otro espacio destinado al área de desayunos, brunch y cócteles afterwork.

Pero si hablamos de su decoración en la que también se hace un guiño a la conocidísima canción de Radio Futura “Enamorado de la moda juvenil”, también tenemos que destacar el sorprendente menaje personalizado del lugar y donde se sirven la mayoría de los platos que ofrecen.

A la carta

La carta también ha sido un detalle muy cuidado en el restaurante. Llega en forma de vinilo con colorines a full y presenta una mezcla de platos que combina los más castizos con otros modernos. Como nuestra idea era probar un poco de todo, elegimos el menú degustación que comenzó con un par de aceitunas gordal esféricas y ensaladilla; y continuó con unos boquerones maridados con chalaca y caviar de albahaca.

las-chicas-los-chicos-y-los-maniquis

Seguimos suspirando por el delicioso sabor de las croquetas de Las chicas, los chicos y los maquís. En Madrid hay infinidades de croquetas, pero estas hay que probarlas porque sí. Son unas cremosas croquetas de pollo muy bien empanadas y coronadas con una salsa de reducción de alitas que potenciaban el sabor de la croqueta en sí.¡Espectaculares!.

Seguimos con los nachos pop, cuyo guacamole con gambas estaba maridado con salsa criolla con cebolla morada, lima, tomate y jalapeño; una mezcla ideal que le da un sabor muy parecido al del ceviche. Como nos sentamos en la barra para tener un mayor contacto con los camareros y disfrutar aún más la experiencia, vimos como preparaban algunos de los platos, entre ellos los totopos (nachos o tortillas fritas) el cual es servido en un gracioso cuenco en forma de aguacate con cola de langostino.

Lo castizo se abre paso en nuestra mesa y los siguientes platos fueron las patatas “Massiel” con una espuma de alioli y salsa brava muy ricas y no muy picante; luego llegó uno de los top del restaurante: el bocadillo de calamares con mahonesa kimchi y encurtidos, en pan suave hecho con la tinta de calamar. Cerramos la sesión de comida con “Carne de cañón” un rico solomillo de ternera son salsa périgueux y cebollitas glaseadas, un manjar que se deshace solo en boca.

Comida sin postre no tiene final feliz y como hay que dejar todo redondo y la barriga contenta, degustamos unas ricas trufas de chocolate con café y Baileys, servidas en una cafetera italiana roja sobre granos de café y como segundo postre probamos el “Flan fatal”, una panna cotta con miel y nuez pecana.

La experiencia la disfrutamos un montón y tarareamos más de una canción ochentera del hilo musical del restaurante. La atención de los camareros de barra y de sala fue ideal, así que con gusto os recomendamos que visitéis Los chicos, las chicas y los maniquís.

Coordenadas
Dirección: Calle Atocha, 49
Teléfono: 910883383
Precio: 34 euros menú degustación.

You Might Also Like

1 Comment

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies